Falsa alarma con serendipia

Recibimos un aviso para verificar la alarma contra incendios de un restaurante en una calle cercana al parque (Escasamente a un kilómetro). Acudimos con EPI de fuego + ERA.

Llegamos al lugar, la alarma efectivamente está activada. No observamos humo, ni signos de que haya habido un incendio. 

Podemos acceder al lugar al encontrarse abierto, el dueño se encuentra fuera y nos dice que no comprende qué ocurre, que no ha visto nada. Así que entramos y observamos que efectivamente el local está completamente vacío. 

Estamos equipados con ERA, pero no llevamos la máscara puesta, no se observan signos de humo, y podemos respirar con normalidad. Aparentemente se trata de una falsa alarma…

Continuamos inspeccionando, llegamos a la parte más interior del local, y nos encontramos con dos mujeres en el suelo convulsionandoRápidamente acudimos a atenderlas, nos agachamos para ayudarlas, y mientras estamos en esa posición empezamos a notar los síntomas… el equipo comienza a notar el mareo, la confusion…

Ahora comprendemos lo que está sucediendo, reaccionamos rápidamente, nos colocamos la máscara y colocamos el capuz a las víctimas y las extraemos del local.

Una vez en el exterior hacemos uso de la unidad DAN (oxigenoterapia). Entre el aire fresco que ya respiraban y el aporte extra de oxígeno, logramos su reanimación en unos minutos. 

https://theheartysoul.com/carbon-monoxide-poisoning-guide/

¿Qué había sucedido?

El local disponía de una batería de botellas de CO2 como sistema fijo de extinción. Las dos mujeres eran las empleadas de la empresa de limpieza del local, cosa de la que en ningún momento se nos proporcionó información sobre que deberían de encontrarse dentro en ese momento.

http://www.valuealarms.com

El pulsador del sistema fijo de extinción carecía del protector plástico correspondiente, pero eso no detuvo a las trabajadoras en sus tareas de limpieza, de manera que activaron el pulsador de forma accidental… El sistema comenzó a evacuar el CO2 en el local, inundando también la estancia donde se encontraban las trabajadoras.

Al escuchar la alarma, en un principio se dispusieron a buscar algún elemento para detenerla, no encontraron nada, pasaron unos minutos, el sistema fijo de extinción ya había evacuado el gas, y un poco más tarde comenzaron los síntomas, los mareos, la debilidad, cayeron exhaustas al suelo, y cada vez tenían menos fuerzas para hacer frente a sus síntomas, hasta que entraron en un estado de anoxia tal, que hacía imposible salir de allí y sólo restaba esperar a una muerte segura.

¿Qué aprendimos y/o afianzamos en esa intervención?

  1. No bajar el nivel de protección hasta estar completamente seguros de que no existen amenazas para el equipo, sobre todo si se trata de espacios confinados.
  2. Recabar toda la información posible antes de penetrar.
  3.  Llevar capuz de rescate todos los miembros del equipo de 1ª salida.
  4. No descuidar la formación continua en el uso de la unidad DAN y de la RCP.

Quiero dar las gracias a mi compañero José P. Dorado por hacer posible este articulo, así como al resto del turno que acudió a la misma, porque ellos son los verdaderos protagonistas.

Quisiera terminar diciendo lo que son para mí dos verdades absolutas:

  1. Salvar a alguien de una muerte segura (ya sea persona o animal) es de lo más maravilloso que puede hacer uno en esta vida.
  2. Con todos los respetos a las demás profesiones, pero siempre he creído que ser bombero es el mejor trabajo del mundo.
Esta entrada fue publicada en Formación, Procedimientos de Trabajo. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Falsa alarma con serendipia

  1. J. Dorado dijo:

    Así es amigo, hay intervenciones donde el enemigo que nos acecha es invisible y no debemos bajar nunca la guardia porque el riesgo es grande. El dueño ni se había enterado de lo que estaba ocurriendo dentro del local a los dos limpiadoras y al vernos fue el recibimiento de costumbre, más o menos como que para que habíamos ido y es que con el Co2 ocurre lo siguiente:
    En su estado natural es un gas que al comprimirlo se licua, pero que al ser usado sale del recipiente que lo contiene en forma de nieve carbónica, sofocando el incendio por enfriamiento y porque desplaza el oxígeno necesario para la combustión. Pues bien, al rato de haber salido del recipiente, pasa de sólido a su estado natural que es gaseoso, volviéndose invisible. Esto es lo que ocurrió aquel día y creo que es muy importante divulgarlo, porque cualquier día puede volver a ocurrir y es muy importante actuar de manera correcta, rápida y eficaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *