Congresos de bomberos de ASELF. 2a parte

Jose Antonio Marín Ayala. Sargento Jefe de Guardia del Parque de Lorca; Consorcio de Murcia

JA Martín Ayala 4

XII Congreso nacional de bomberos. Logroño, 1988

Patrocinado por el Gobierno de La Rioja se celebró en Logroño los días 19, 20 y 21 de octubre de 1988. Asistieron 168 congresistas, entre políticos, empresas del sector y profesionales.

Nuevamente se abordó la misma cuestión de nuestra regulación nacional mediante la ponencia Estatutos y reglamentos de los Cuerpos de Bomberos. Margarita Vareta Rey, subdirectora general de Prevención y Estudios de la Dirección General de Protección Civil anunció por sorpresa en el Congreso la próxima aparición de un Proyecto de Ley sobre Homologación de la Formación, plan que no se materializó tan pronto como había hecho creer a los asistentes.

 Mediante la ponencia Los consorcios de Cuerpos de Bomberos, en este Congreso se abordó por primera vez una fórmula que se iba abriendo paso en los servicios de bomberos españoles y que permitiría crearlos con menos dificultad: los consorcios.

Otros temas de interés que se abordaron fueron el vestuario en los Cuerpos de Bomberos y el «Transporte terrestre de mercancías peligrosas. Análisis de riesgo. Fichas de intervención en accidentes», un asunto que empezaba a ser seriamente preocupante tras la tragedia del camping de Los Alfaques, ocurrida diez años antes.

Otro tema de importancia que se abordó fue la homologación a nivel nacional de la formación en los Cuerpos de Bomberos, cuestión esta que, salvo estos últimos años con la Cualificación Profesional, ha estado poco o nada homogeneizada en España.

Una ponencia interesante versó sobre el mantenimiento de los vehículos de bomberos, un asunto sumamente descuidado, desde entonces hasta nuestros días. En las conclusiones del Congreso se decía que «los fabricantes deberán prestar el apoyo preciso a los Servicios contra Incendios y Salvamentos en la formación del personal de mantenimiento».

Algunos cuerpos de bomberos estaban dotados por aquellas fechas de chaquetones y cubrepantalones ignífugos para la extinción de incendios urbanos, pero la intervención en el monte revestía de ciertas particularidades que hacían poco práctica esta indumentaria, por lo que en el Congreso, tras la ponencia «El vestuario en los Cuerpos de Bomberos», se concluyó que «el personal que interviene en incendios forestales debe llevar equipo normalizado, específico para el trabajo en el monte, que proporcione recubrimiento completo, incluyendo cascos y botas adecuadas, así como ropa de tela no inflamable»

…se abordó la misma cuestión de nuestra regulación nacional mediante la ponencia Estatutos y reglamentos de los Cuerpos de Bomberos…. Margarita Vareta Rey, subdirectora general de Prevención y Estudios de la Dirección General de Protección Civil anunció por sorpresa en el Congreso la próxima aparición de un Proyecto de Ley sobre Homologación de la Formación, plan que no se materializó. XII Congreso de bomberos. 1988

Fotos propiedad de Jose Miguel Guardingo Navarro

XIII Congreso nacional de bomberos. Vitoria-Gasteiz, 1991

Bajo los auspicios del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz se celebró el XIII Congreso durante los días 21 al 24 de mayo de 1991, en la Sala Francisco de Vitoria del Palacio de Congresos Europa de la capital alavesa.

Las ponencias abordadas en el Congreso se englobaron en cuatro grandes bloques. El primero de ellos se intitulaba «La función pública de los Cuerpos de Bomberos y sus consecuencias». Entre las muchas cuestiones que se debatieron en este apartado, en una de ellas se solicitaba al ministerio el establecimiento de los programas de especialización para los ascensos del personal, homologable para todo el Estado. Otra fue la determinación de un programa común para la formación del personal de nuevo ingreso, homologable entre Comunidades Autónomas. Y otro fue la definición de los niveles mínimos de aptitud física, cultural, profesional y psíquica requeridos para el acceso del personal de nuevo ingreso en los servicios contra incendios. Las tres ponencias que lo formaban eran:

  • El Cuerpo de Bomberos como servicio público.
  • El bombero como servidor público.
  • Las responsabilidades de los mandos de bomberos frente a los siniestros y prevención.

El segundo bloque llevaba por nombre «Accidentes mayores, planes de emergencia y los Cuerpos de Bomberos». Una de las conclusiones fue la de adoptar las medidas necesarias para evitar que los Planes de Emergencia queden reducidos a un simple acto administrativo más. Fueron sus tres ponencias:

  • Los planes de emergencia a nivel nacional, autonómico, comarcal y municipal. Los planes de emergencia en la empresa privada o actividades concretas. Situación actual y problemática que plantean.
  • Evaluación técnica del riesgo de incendios.
  • Simulacros de emergencia.

Un tercer bloque llevaba por título «La protección civil y los Cuerpos de Bomberos». La Comisión Nacional de Protección Civil, a través de su Comisión de Formación, había ultimado la elaboración del Sistema Educativo, LOGSE, correspondiente al inicio en España de la enseñanza profesional reglada de los Bomberos. (Formación Profesional Específica de Grado Medio y Superior de Bombero). Y aunque parecía que iba a ser inminente su desarrollo, la realidad es que este, como otros asuntos bomberiles, fue avanzando muy lentamente en su tramitación. Por aquellas fechas se estaba construyendo la nueva Escuela de Protección Civil, que con los años sería la catalizadora de muchas de las acciones formativas para bomberos. Este bloque de ponencias estaba formado por las siguientes:

  • Formación de bomberos. Situación actual y perspectivas.
  • La protección civil en la empresa. Planes de emergencia y autoprotección.
  • La protección civil y los Bomberos de Francia.

El último de los bloques era «Prevención, investigación y normalización». La nueva Norma Básica de la Edificación, Condiciones de Protección contra Incendios, NBE CPI 1991, nacía de las cenizas de la NBE CPI 82. Este apartado contaba con las siguientes ponencias:

  • La investigación de los incendios en los Servicios de Bomberos.
  • La nueva NBE CPI/91 y la reglamentación en prevención de incendios en España.
  • Problemática actual de la normalización de los equipos contra incendios.
  • Situación actual de la normalización de equipos de protección personal.

Como complemento de la ya abultada de por sí agenda del Congreso, se expusieron además las siguientes comunicaciones:

  • Servicios Sanitarios de Bomberos en España.
  • El bombero en el medio subacuático.
  • La preparación física en los Servicios de Extinción de Incendios y Salvamentos.
  • Agente extintor para el agua «Retardante Viscosante».
  • Plan telemático del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

…determinación de un programa común para la formación del personal de nuevo ingreso, homologable entre Comunidades Autónomas. XIII Congreso de bomberos. 1991

XIV Congreso nacional de bomberos. Santiago de Compostela, 1993

Aprovechando el Año Santo Jubilar Compostelano, el comité ejecutivo de ASELF, capitaneado por su presidente Augusto García Hegardt, convocó a las huestes bomberiles en la ciudad de Santiago de Compostela los días 28, 29 y 30 de junio de 1993 para la celebración del XIV Congreso Nacional de Bomberos.

 El llamamiento atrajo a Santiago de Compostela a 189 congresistas y 36 acompañantes. El día antes del Congreso, por la tarde, se hizo una ofrenda floral al apóstol en la Catedral en nombre de todos los socios de ASELF y de los bomberos de toda España.

El Auditorio de Galicia fue el escenario donde se desarrollaron las ponencias, y ello fue posible gracias a la generosidad del Ayuntamiento de Santiago de Compostela. Los grandes objetivos del Congreso, en palabras del presidente de ASELF, no por antiguos dejaban de ser novedosos:

  • Cómo deben ser los Servicios.
  • Cuáles son sus pautas de desarrollo.
  • Qué hacer para coordinar medios con el fin de sensibilizar, de ganar en eficacia.

Hubo un total de cinco ponencias bases, con 15 ponentes, cuatro comunicaciones oficiales y 12 comunicaciones libres.

La primera ponencia, «Encuesta sobre los Cuerpos de Bomberos de España», nos situaba en ese momento en saber cuántos cuerpos de bomberos había en España, cuántos bomberos éramos, cuáles eran nuestros medios materiales y cuál era nuestro grado de formación. Otra importante disertación en esta ponencia tenía por base el «Parte Unificado de Actuaciones, reformado. Encuesta sobre cuerpos de bomberos de España».

La segunda ponencia versaba sobre los diferentes modelos de bomberos en España, especialmente uno que comenzaba a ser una novedad: los consorcios de bomberos, centrándose en el Consorcio de Bomberos de la Provincia de Cádiz, el primero que se creó, en 1982. Este sistema de organización bomberil era la respuesta solidaria que los ayuntamientos de menos de 20000 habitantes ofrecían a sus conciudadanos en materia de protección contra el fuego. Al principio se cuestionó su marco legal, pero quedó claro que poseía las características de una entidad local de carácter no territorial.

En la tercera ponencia se insistía, una vez más, en la «Propuesta de una Norma Básica sobre Servicios Contra Incendios» para conseguir la tan ansiada unificación nacional; petición que, una vez más, quedó en agua de borrajas al parecerle al gobierno que era mejor que unos tipos tan combativos como los bomberos siguieran, como se dice coloquialmente, cada uno a su bola, desunidos. El documento se había mandado previamente a los 143 cuerpos de bomberos de España, así como a instituciones, sindicatos, publicaciones, etc., para que fuera enriquecido con sus opiniones.

La cuarta ponencia giró en torno a la «Prevención, lucha contra los siniestros; investigación de incendios; casos específicos». En el ámbito de la Prevención se analizó cómo estaba en esos momentos el desarrollo de la Norma Básica CPI-9l. En el de la Lucha contra los siniestros se impartió una comunicación titulada: Actuación en un accidente de tráfico. Y en el ámbito de la Investigación de incendios, casos específicos, se puso sobre el tapete el caso de un incendio en una discoteca.

 En la quinta ponencia, «La Protección Civil en la Comunidad Autónoma Gallega», se relataba el modelo y desarrollo de la Protección Civil en la Comunidad Gallega.

 En el apartado de comunicaciones libres del día 30 hubo varias ponencias interesantes: una disertación sobre «Buceadores, escaladores»; otra sobre la «Informática en los cuerpos de bomberos»; sobre el «Vestuario personal de bomberos», donde se ponía de relieve la inexistencia de una norma que permitiera usar las mismas prendas de protección para los bomberos en todo el territorio nacional, resultando cuando menos curioso que en aquella época no existiera en España una protección contra el fuego para las extremidades inferiores (cubrepantalón); y otra sobre la «Salud laboral» donde se hacía una aproximación a la necesaria higiene laboral que debe imperar en la intervención para evitar enfermedades.

se insistía, una vez más, en la «Propuesta de una Norma Básica sobre Servicios Contra Incendios» para conseguir la tan ansiada unificación nacional. XIV Congreso de bomberos. 1993

Fotos propiedad de Jose Miguel Guardingo Navarro

XV Congreso nacional de bomberos. Córdoba, 1995

Los terribles incendios forestales acontecidos el año anterior movieron a los responsables de ASELF a preparar el XV Congreso Nacional de Bomberos con un lema que respondiera a la necesidad de atajar estos siniestros: INCENDIOS FORESTALES. Y el lugar escogido para ello fue el Palacio de Congresos, junto a la mezquita, de la ciudad califal de Córdoba, durante los días 26, 27 y 28 de abril.

Tres coordinadores al mando de tres grandes grupos de trabajo, PREVENCIÓN, EXTINCIÓN E INVESTIGACIÓN, y 27 ponentes constituían la base del programa del Congreso.

En el aparatado de PREVENCIÓN se propuso un conjunto de doce acciones preventivas, entre las que cabe destacar las siguientes: apoyar económicamente las acciones silvícolas y la coordinación de quemas controladas; intensificar los sistemas de control y vigilancia de las zonas rurales abandonadas; velar por el cumplimiento de la normativa preventiva en las urbanizaciones; limitar el acceso y la acampada en zonas de riesgo; introducir las nuevas tecnologías para la predicción meteorológica y la teledetección, etc…

El tema EXTINCIÓN fue el más polémico en los planteamientos y en los debates, con unos claros y enfrentados posicionamientos entre el sector bomberil y el de los agentes forestales. Esto es un hecho que no podemos minimizar. En España coexisten dos modelos:

  • El originario de ICONA, que al transferirse las competencias a las Comunidades Autónomas se trasladó la plena responsabilidad de los servicios forestales a ellas. En estos casos, los bomberos son meros colaboradores. Y este es el caso de 13 de las 17 Comunidades Autónomas españolas.
  • El otro es el de la asunción de las competencias forestales por los cuerpos de bomberos a nivel autonómico, como es el caso de Cataluña, Comunidad de Valencia, Navarra y Madrid.

Durante el Congreso se puso de manifiesto la realidad de la intervención en el incendio forestal, por lo que se propusieron soluciones que no fueron del gusto de todos:

  • Debe haber una unidad de acción de los intervinientes, no «quince individuos por veinte sitios».
  • La respuesta debe ser profesional; o sea, la integración de gente preparada a diversos niveles en una organización profesional.
  • Es imperiosa una gestión coordinada de medios, con presupuestos e inversiones suficientes.

En el apartado de la INVESTIGACIÓN, el presidente de ASELF resumía la impresión recogida durante el Congreso: «La investigación de incendios forestales debería ser coordinada por una agencia creada en el ICONA, que ordene los recursos del estado y con las CCAA imparta normas y criterios a los anteriores entes implicados en prevención y extinción.

»Realmente solo con una buena superposición de medios técnicos y personales, una buena planificación y colaboración, una aportación adecuada de técnicas y una dirección única en la extinción podremos obtener, además de otras muchas acciones, unos resultados que marquen una inflexión en las cifras tremendas de incendios y hectáreas calcinadas».

Como el monográfico de incendios forestales pudiera no ser del agrado de todos, para aquellos congresistas no interesados en esta temática se presentaron comunicaciones y proyección de vídeos (aportados por Videofuego Badajoz), en el salón de actos sobre los siguientes temas: 

  • Formación de Bomberos.
  • Regeneración del medio natural.
  • Accidentes de tráfico.
  • Protección del Patrimonio Histórico-Artístico.
  • Salud laboral y atención medica en siniestros.
  • Bomberos voluntarios.
  • Reglamento de instalaciones.

Hubo también una ponencia sobre bomberos voluntarios por parte de ASBOVOCA (Asociación de Bomberos Voluntarios de Cataluña), entidad creada en 1992.

al transferirse las competencias a las Comunidades Autónomas se trasladó la plena responsabilidad de los servicios forestales a ellas. En estos casos, los bomberos son meros colaboradores. Y este es el caso de 13 de las 17 Comunidades Autónomas españolas. XV Congreso de bomberos. 1995

Fotos propiedad de Jose Miguel Guardingo Navarro

XVI Congreso nacional de bomberos. Bilbao, 1997

Durante los días 23, 24 y 25 de octubre se celebró en el recinto “Feria de Muestras de Bilbao” el XVI Congreso Nacional de Bomberos. Como ya se había convenido previamente, tuvo lugar simultáneamente el Salón de Productos y Servicios para la prevención y extinción de incendios. A las 9 de la mañana se inauguró el Salón Comercial y media hora más tarde el Congreso. El programa se había estructurado en tres grandes bloques de comunicaciones: INFORMACIÓN, INTERVENCIÓN y TÉCNICA.

El primer bloque, INFORMACIÓN, abordado el primer día, contenía cinco ponencias, dos de las cuales relataban las leyes de protección civil y emergencias: la de Cataluña y la del País vaco.

El segundo día le tocó el turno al bloque INTERVENCIÓN, con ponencias tan interesantes como:

  1. Autoprotección del bombero.
  2. El equipo personal y la autoprotección.
  3. Los procedimientos operativos y la autoprotección.
  4. Alteraciones en el organismo como consecuencia de la autoprotección.
  5. Salud laboral y formación.
    1. Evaluación de las pruebas médicas para el acceso y permanencia en los Cuerpos de Bomberos.
    2. Valoración de las medidas preventivas, incapacidades laborales y accidentabilidad en los Cuerpos de Bomberos.
    3. Formación en emergencias sanitarias en los Cuerpos de Bomberos.
    4. Emergencias. Se centró en el interés público y social del desarrollo de un Servicio Sanitario de Emergencia en un Cuerpo de Bomberos: a nivel local y a nivel provincial o autonómico.

Por último, el bloque TÉCNICA abordó la tercera jornada y comprendía las siguientes ponencias:

  • 112 ¿Solución como teléfono único para pedir ayuda en la UE? Problemática de su puesta en servicio.
  • Comunicaciones y Gestión operativa de los Servicios de Bomberos.
  • Sistemas de localización y asignación de recursos.
  • Gestión operativa en situación de emergencia. Ayuda a la torna de decisiones.
  • Transmisión digital en emergencias en las que intervienen los Bomberos.
  • Intervención de los Bomberos en los Planes de Emergencia

interés público y social del desarrollo de un Servicio Sanitario de Emergencia en un Cuerpo de Bomberos: a nivel local y a nivel provincial o autonómico. XVI Congreso de bomberos. 1997

Fotos propiedad de Jose Miguel Guardingo Navarro

XVII Congreso nacional de bomberos. Zaragoza, 1999

Durante los días 20, 21 y 22 de mayo tenía lugar en el Auditorio de Zaragoza el XVII Congreso Nacional de Bomberos.

La asistencia de congresistas fue masiva, en parte debido a lo atractivo del programa, menos academicista que lo que venía siendo hasta entonces. Las tradicionales comunicaciones teóricas fueron remplazadas por ponencias más prácticas y profesionales, las cuales se impartieron en las salas Galve, Gracia y Once del Auditorio, creando; en palabras de uno de los organizadores,  una suerte de «miniescuela de formación», tan necesitada como olvidada por los dirigentes de muchos cuerpos de bomberos españoles. Esta forma de abordar el congreso supuso un antes y un después en el devenir de ASELF. Parecía que el cambio de milenio suponía también un cambio y una revolución en la forma de abordar los congresos de la asociación.

Asistieron un total de 314 bomberos de 54 cuerpos de bomberos de España, así como algunos provenientes de Andorra y Portugal. Esta nueva concepción del congreso permitió el intercambio de experiencias profesionales entre bomberos de diferentes servicios, amén del estrechamiento de lazos de amistad entre los miembros de la hermandad bomberil. Un detalle que reafirmaba este nuevo formato del evento es que los congresistas que asistieran a los talleres debían venir con su uniforme de trabajo o de faena, y no solo con el de gala para los actos oficiales.

Los talleres se realizaron en un solar que distaba unos trescientos metros del Auditorio y las prácticas de buceo en una piscina próxima, por lo que no hubo pérdida de tiempo en los desplazamientos. Los bomberos que se implicaron como «monitores de taller» fueron ochenta y ocho.

Cada taller tenía una duración total de dos horas, con media hora inicial de teoría y el resto prácticas. Los congresistas podían participar en los talleres en calidad de miembros participativos o como observadores. Esto era especialmente importante saberlo en talleres como el de extinción de fuegos interiores (Flashover), o el de inmovilización y traslado de accidentados.

Tras la inauguración del Congreso se llevaron a cabo tres talleres. El taller de «Práctica de rastreo en aguas turbias», el de «Conducción virtual de vehículos» realizado en un simulador de conducción de vehículos de emergencia, y el de «Extinción de fuegos interiores – Flashover» dirigido por un técnico del Cuerpo de Bomberos de Zaragoza.

Por la mañana del primer día se abordó en el auditorio las Jornadas Técnicas «Nuevas Técnicas en la Protección Pasiva y Extinción de Incendios». Por la tarde se llevaron a cabo cuatro talleres más: «Técnicas de rescate con autoescalas y brazos articulados», «Técnicas de escalada en rescate urbano», «Accidente con Materias Peligrosas» y «Localización y buceo en humos con cámara térmica».

El día siguiente se inició con cinco talleres por la mañana. «Maniobra de salvamento con inmovilización de accidentado en el agua», taller que fue calificado de novedoso por cuanto toda la inmovilización del supuesto accidentado se hizo sin sacarlo del agua; «Utilización del geófono»; «Movilización e inmovilización de accidentados»; «Desobstrucción de rocas y bloques con microexplosivos»; y «Rescate en accidentes de tráfico: Desencarcelación». Todavía hubo tiempo por la tarde de llevar a cabo tres talleres más: «Presentación del Servicio Provincial de bomberos de Zaragoza», «Taller de Reanimación Cardiopulmonar» y «Conducción de Vehículos 4×4 en terrenos difíciles».

El último día se dedicó al llamado espacio cultural. A las nueve y media de la mañana la Asociación Cultural y Deportiva del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza, que había mantenido expuesta una exposición de fotografías sobre actuaciones de los bomberos, procedió a la apertura de dicho espacio, que consistió en el funcionamiento de cuatro ordenadores con «Juegos de ataque a un siniestro».

…Las tradicionales comunicaciones teóricas fueron remplazadas por ponencias más prácticas y profesionales,… Esta forma de abordar el Congreso supuso un antes y un después en el devenir de ASELF. Parecía que el cambio de milenio suponía también un cambio y una revolución en la forma de abordar los congresos de la Asociación. XVII Congreso de bomberos. 1999

XVIII Congreso nacional de bomberos. Madrid, 2001

El XVIII Congreso Nacional de Bomberos volvió, 42 años más tarde, al escenario donde arrancó el primero: a Madrid. Se desarrolló en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo. Tenía una parte de talleres y otra de ponencias. En los talleres se presentaron técnicas y procedimientos que no se vieron en el Congreso anterior. El objetivo era que los bomberos de España pudieran ver técnicas de trabajo nuevas, compararlas y comentarlas para, poco a poco, ir mejorando sus procedimientos y aumentando su nivel de autoprotección, lo que aumentará su seguridad en las actuaciones en situación de urgencia.

El lema fundamental de este Congreso fue «La profesión del bombero»: desde cómo se desarrolla en el resto de los países que nos rodean hasta cómo se termina la «vida laboral» a la que llamamos jubilación. Tema candente porque cuando se entra en un cuerpo de bomberos se está en perfectas condiciones físicas y mentales como para superar las pruebas de selección y poder recibir la formación de bombero. Pero el transcurso del tiempo afecta a todos los mortales, incluidos los bomberos, y se llega a una edad en la que no se puede responder como cuando se era joven; y todavía resulta peor si se tiene la desgracia de sufrir algún accidente que disminuya las condiciones locomotoras. Es por ello que el tema de la edad de jubilación fue abordado durante las jornadas de este Congreso, así como la relación entre la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el bombero.

En la ponencia «Evolución de la Profesión del Bombero» se hizo un breve análisis acerca de la transformación que han sufrido los cuerpos de bomberos en todo el país, desde los avisos de emergencia (donde los tañidos de las iglesias de la ciudad se empleaban antaño para alertar a los matafuegos, hasta el uso del teléfono en nuestros días, el gran medio de comunicación entre los ciudadanos y los servicios de emergencia), hasta los modernos sistemas de gestión informática que aportan las fichas de intervención, donde se reflejan los recorridos idóneos para llegar al escenario de la intervención, la ubicación de los hidrantes, la anchura de la calle, las características del edificio siniestrado y los parques más cercanos.

Hubo también un repaso a las prendas de protección personal, el equipo respiratorio y el uso de la cámara térmica, artilugio que supuso un antes y un después en el rescate de personas en ambientes con escasa o nula visibilidad. Sobre los vehículos apuntó la actual especialización de los mismos, en contraste con la universalidad de los vehículos precedentes, que tenían que hacer frente a cualquier tipo de siniestro, además de la mejora que se ha conseguido en potencia, accesibilidad, prestaciones, etc.

El último punto que se trató fue el más humano y el que suscitó más intervenciones: cómo la sociedad y su evolución han modificado el perfil del «aspirante a bombero», donde jóvenes más instruidos y mejor formados físicamente son la actual cantera del cuerpo; pero no todo son beneficios, decía el ponente, pues se echa de menos la formación laboral y la capacidad de sacrificio y trabajo de la que antes se hacía gala, dejando una pregunta en el aire: ¿Es preferible la formación cultural, o quizá un mayor oficio?

El Congreso fue adquiriendo una mayor dimensión internacional. Una de las ponencias que más expectación levantó fue la de «El bombero en el mundo», impartida conjuntamente por Jean Marie Menard, (Francia), Mauricio Alimonti, (Italia), Herr Schaffer jefe de Bomberos de Aachen (Alemania) y Herminio Lorenzo, Director de Bomberos de Broward, Florida (EE.UU.).

…El lema fundamental de este Congreso fue «La profesión del bombero»: desde cómo se desarrolla en el resto de los países que nos rodean hasta cómo se termina la «vida laboral» a la que llamamos jubilación. XVIII Congreso de bomberos. 2001

Bibliografía

  • Historia de ASELF. Luis Antonio Gracia Lagarda. Asociación Española contra el Fuego. 1993
  • Revista Fuego
  • Revista Alarma
  • Fotos de José Miguel Guardingo Navarro
  • Iconos by flaticon.com

¡Por separado somos invisibles, juntos somos invencibles!

Print Friendly, PDF & Email