Los dálmatas en los cuerpos de bomberos

Los dálmatas en los cuerpos de bomberos

En esta entrada quiero rendir un pequeño homenaje a un compañero de fatigas que durante décadas ha prestado servicio en nuestras filas y del que apenas se conoce y habla en la actualidad; y que, en mi opinión, merece tener un puesto de honor en nuestra historia.

Imagen relacionada

https://cdn.patchcdn.com


Esta historia se remonta al S. XVIII, cuando los aristócratas ingleses extendieron el uso del dálmata como animal de compañía, acabando por ser un símbolo de estatus social ya que cuantos más dálmatas tuviera, mayor prestigio social adquiría la persona y su familia. Así que estos cánidos fueron aumentando su popularidad y su número no sólo entre la aristocracia, sino también entre muchos que trataron de mejorar su estatus social aunque sólo fuese de cara a la galería…

Matching your outfit to your dog: Brilliant. #dalmatian

https://www.pinterest.es/pin/66287425735470497/

Este hecho dio lugar a que los propietarios aprovechasen cualquier ocasión para hacer alarde de sus perros, así que invitaban a amigos a sus residencias para mostrar sus camadas, salían a pasear con ellos para asegurarse de que les vieran sus conciudadanos, se hacían fotos e incluso acudían a determinados eventos sociales acompañados de sus mejores ejemplares.

Por aquellos tiempos las casas frecuentemente disponían de cuadras en las que se guardaban los caballos y carruajes, y mira por dónde resultó que mientras que otros perros trataban de asustar a los caballos, los dálmatas hacían todo lo contrario, ahuyentaban a los perros, les libraban de su acoso y lograban que se calmaran. Así que los dueños se dieron cuenta de que esta raza además mantenía una buena relación con los caballos. Cómo no, esta cualidad se hizo muy popular entre los usuarios de carruajes y hubo una época en la que esta raza se asoció de forma habitual con este medio de transporte en muchas ciudades.

No tardaron en darse cuenta de que los dálmatas también resultaban útiles en sus desplazamientos, ya que mantenían la calzada libre de transeúntes por delante del carro, evitaban que alguien robara en su interior si ellos bajaban a realizar alguna compra o visita y, como hemos dicho, además mantenían controlados a los caballos, ya que evitaban que otros animales se acercasen a ellos. La relación resultó ser simbiótica entre caballos, dálmatas y sus propios dueños.


http://farm7.staticflickr.com/6110/6295620938_82a52abb7c_z.jpg

No resulta extraño, por tanto, que fuese popularizándose su uso como acompañamiento a carruajes, al tiempo que siguiesen desempeñando un enorme papel en cuanto al prestigio social que sus dueños esperaban obtener de ellos por el hecho en sí de tenerlos.


Los parques de bomberos que surgieron en los siglos XVIII y XIX no fueron ajenos a los beneficios descritos en cuanto al acompañamiento de carruajes se refiere, e introdujeron estos animales.

Muchos parques disponían de mascotas con el objeto de hacer compañía y cuidar las instalaciones, pero no resultaban tan útiles con los caballos, así que  los dálmatas fueron generalizándose durante todo el S. XIX,  al observar que además se les sumaban otros beneficios para nuestro servicio…

Veamos los más relevantes:

Se trata de perros muy fuertes y ágiles, capaces de aguantar trayectos largos corriendo, así que resultaban muy útiles como perros de trabajo junto con  los caballos
Salían a la calle mientras que los bomberos preparaban los carruajes y encendían las calderas,  despejando la calle y alertando de la inmediata salida de los carruajes
Durante el trayecto acompañaban a los carruajes ladrando, despejando el camino de transeúntes, evitando accidentes, y permitiendo mantener una velocidad más constante; ya que sin los perros debían aminorar con mucha más frecuencia
Una vez en el lugar del incendio se mantenían junto a los caballos y lograban calmarlos, ya que éstos temen al fuego y habitualmente se ponían muy nerviosos
Los bomberos a menudo sufrían robos en los carros, cosa que descendió considerablemente desde que introdujeron dálmatas en sus dotaciones, ya que éstos no se separaban de los carruajes en ningún momento, protegiendo los materiales y equipos de los bomberos mientras ellos trabajaban
Ayudaban a buscar personas en las emergencias
En los parques quedaban algunos perros al cuidado de las instalaciones, ya que también eran frecuentes los robos durante las emergencias a las que tenían que acudir (muchos bomberos residían en los propios parques y allí tenían sus pertenencias)
Evitaban que los caballos de refresco que quedaban en los parques abandonasen las cuadras y se comiesen las provisiones de los bomberos (cosa bastante frecuente durante las emergencias si no se había tenido la precaución o no había dado tiempo de cerrarlo todo bien)
Mantenían los parques libres de alimañas
Servían de animales de compañía y recreo durante las horas de guardia

https://newspaperarchive.com

 

En definitiva, las ventajas eran múltiples, y el mantenimiento de estos animales era bastante bajo, saliendo muy rentable el balance coste/beneficio para los consistorios. Así que los heraldos de la época fueron contando sus proezas, sus ventajas se fueron extendiendo entre los bomberos y acabaron por formar parte de un gran número de servicios de bomberos.


Henry, the feline mascot of Engine Company No.65, New York Fire Department, US, sliding rapidly down a pole from the bunkroom in authentic 'fireman-style' to the sound of the fire bell. Cappy, the co-mascot Dalmatian rides the engine while Henry guards quarters during firemen's response to alarms. (Photo by Planet News Archive/SSPL/Getty Images). 1941.

https://www.pinterest.es/pin/338051515755509338/


https://theuijunkie.com

New Fire Apparatus

http://www.rwinters.com


Tras la introducción de vehículos automóviles, y la desaparición de los caballos en los parques de bomberos, los dálmatas fueron siendo prescindibles y fueron desapareciendo paulatinamente. Sin embargo, algunos servicios de bomberos han mantenido la tradición hasta nuestros días, utilizándolos para el cuidado de instalaciones durante las emergencias y, sobre todo, como compañeros de fatigas durante las horas de espera.

Resultado de imagen de dalmatians firemen

El teniente Livingston de la AFD posa con su dálmata Sparky en 1963


https://www.livescience.com – Crédito: jimsphotos | tiempo de sueños.  En esta foto podemos ver una de las mascotas de la compañía de escalas Nº 20 del FDNY, se llamaba Twenty y fue un regalo del sheriff de Rochester a la compañía tras el 11S; y falleció en 2016.


Por suerte, hoy en día los dálmatas no han desaparecido del todo en los cuerpos de bomberos, y aunque ya no tienen que viajar delante de nuestros camiones porque se han ganado nuestro respeto con creces,  si tienen que ir a los incendios, incluso van como uno más de nosotros…

Va por ti Twenty!!!

black_and_white_20

Twenty en 2010. https://barkpost.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: