Vodafone y la indefensión ciudadana

Mi nombre es Jose Manuel Botía, aunque los bomberos me conocen más por “bombero 13” y mediante este artículo quiero trasladar la experiencia que estoy viviendo con Vodafone, para que el lector y a quién competa interesarse por los derechos de la ciudadanía, pueda tomar conciencia de la indefensión que tenemos con este estado, supuestamente de “derecho”.

Sin poner en tela de juicio la calidad de los servicios de telefonía e Internet que ofrece esta compañía, paso a relatar cuáles han sido los acontecimientos a los que me veo expuesto tras haber sido cliente en el pasado de esta compañía, y “hacerles entrega de mis datos personales”, porque estoy siendo tratado de forma injusta y espero que alguien tome cartas en el asunto y ponga fin a este acoso sinsentido.

PRIMER CONTACTO: SMS

A principios de 2020 recibo un SMS que decía algo así como que verificase mi dirección de facturación para los nuevos servicios contratados de Vodafone, figurando una dirección de la provincia de León. Como de este tipo de cosas no me fío, y aunque el remitente era, en principio, Vodafone, nunca se sabe cómo le pueden estafar a uno con esto de los SMS, así que yo no respondí al mismo. Además, yo no vivo en León, sino en Alicante, y jamás he estado en león, ni siquiera de paso. Por ello, siendo que yo no he contratado absolutamente nada, y pensando que podía ser una estafa o complicar las cosas si respondía a un SMS, lo dejé estar.

COBROS EN MI CUENTA: 338,37€

El 21 de octubre de 2020 estaba cerrando un curso de conducción para bomberos profesionales que imparto junto a 5 compañeros, y tras despedirnos de los alumnos entré en la app de mi banco para hacer una consulta, y cuál fue mi sorpresa al ver reflejados unos cobros de Vodafone, uno por un importe de 35,76€ y otro nada menos que 266,85€. Automáticamente llamé al banco para que se hiciera una devolución de los mismos, ya que hacía mucho tiempo que yo no era ya cliente de Vodafone y se trataba a todas luces de un cobro indebido. Entonces fue cuando me vino a la cabeza el SMS recibido un tiempo atrás, pero bueno, habiéndose realizado la devolución seguí con mi vida sin más. Sin embargo, unos días después, el día 31 de octubre, volvieron a cobrarse en mi cuenta 35,76€ por parte de Vodafone, así que tuve que volver a llamar a mi banco para hacer la devolución, y les pedí que impidieran por todos los medios posibles que esa empresa volviera a hacer un cobro en mi cuenta si yo no lo autorizaba expresamente mediante un nuevo contrato de domiciliación.

LLAMADAS TELEFÓNICAS: 78,92€

En agosto de 2021 (casi 10 meses después) recibo varias llamadas de una empresa de gestión de cobros (ISGF), y pude comprobar que ya iban contra mi cuesta abajo y sin frenos. Esta empresa hacía mío un contrato que según ellos yo había hecho en León. Al explicarles por activa y por pasiva que yo jamás he estado en León, que soy bombero profesional de Alicante, vivo aquí toda mi vida y que no tengo nada que ver con eso, me trataron poco más que de moroso y estafador, llegándome a decir que “seguramente yo le había dado mis datos a un amigo o a un familiar de León para que contratase los servicios a mi nombre, y ahora no me quiero hacer responsable y pagar”.

El contrato se efectúa a mi nombre en la PZ Gabriela Mistral, en Armunia, León. Figurando mi nombre completo, NIF y mi NÚMERO DE CUENTA, para un número de móvil 6745185** , número que no es ni ha sido mío nunca.

A todo esto he de decir, aunque suene pedante, que JAMÁS he adeudado factura alguna; y es que soy de la vieja escuela, no soy nada materialista, y si no puedo pagar una cosa, simplemente no lo quiero, y sin que nadie me diga nada renuncio por anticipado a tener algo que no me lo gane yo con el sudor de mi frente (exceptuando los escasos regalos que puedan hacerme mis seres queridos y amigos).

En estas llamadas, cuyo tono al final se moderó y acabé hablando con ellos más cordialmente, me pidieron una dirección de email a la que hacerme llegar las facturas, y a pesar de que yo no estaba convencido de darles ningún dato más, al final accedí a darles el email, porque quería ver qué se había contratado y qué datos tenían en León, es decir, ya me estaban mareando demasiado y necesitaba información más concreta sobre qué datos tenían y cómo era posible que se hubiera contratado algo a kilómetros de distancia de mi casa, sin yo saberlo ni dar mi consentimiento en ningún momento.

Me envían 3 email con las facturas, en las cuales observo que los importes no se corresponden con los cargos que se hicieron en mi cuenta, excepto uno de ellos. Se trata de 3 facturas de un contrato de móvil, tarifa Vodafone Ilimitada Maxi, correspondiente a los meses de septiembre, octubre y noviembre de 2020, con un importe de 35,76€, 36,99€ y 6,17€ respectivamente, es decir, un montante total de casi 79€ que se me reclama.

CARTA CON UN NUEVO ADEUDO: 1062,19€

Pero esto no acaba aquí, no contentos con todo esto, el 23 de noviembre de 2021 me llega una carta de otra empresa de gestión de cobros (Experian Bureau de Crédito S.A.), A MI DOMICILIO EN ALICANTE, reclamándome 1062,19€, sin hacer una referencia clara a qué servicios se refiere el adeudo. Haciendo las correspondientes llamadas, averiguo por mi cuenta que; según parece, se refieren a la NO DEVOLUCIÓN de equipos por parte del contrato efectuado en León por un estafador en mi nombre, con lo cual, lo más importante y evidente de esta carta es que han compartido los datos personales que originalmente les proporcioné PORQUE LA CARTA LA ENVÍAN A MI DOMICILIO REAL, CON EL QUE HICE MI CONTRATO CON VODAFONE ANTAÑO, NO AL DEL HECHO CAUSANTE, QUE ES EL DE LEÓN. 

Es evidente que alguien tuvo que darles mis datos a Experian Bureau de Crédito. ¿Adivinan quién? pues eso, que Vodafone conserva mis datos como antiguo cliente, incluida mi cuenta bancaria. 

Curiosamente, de este estafador con domicilio en León, tanto Vodafone como la Policía Nacional tienen dirección completa y número de móvil (ya que he interpuesto la correspondiente denuncia), y aún así todo apunta a que se va a proteger la impunidad de un estafador fácilmente localizable, y van a seguir yendo contra mí, amenazándome con incluirme en un registro de morosos llamado Badexcug

ME DIRIJO A LA CENTRAL DE MADRID

Debido a que mi mujer está de los nervios con todo esto, y tememos que ante esta indefensión se nos vuelva a reclamar algo más, ya sea del susodicho estafador del domicilio de León, o que tenga lugar otro contrato fraudulento similar con nuestros datos, y viendo que las facturas se emiten desde Madrid, pensé que la mejor opción era dirigirme a la central de Vodafone de Madrid en persona.

Aprovechando que tenía unos días de vacaciones en estas navidades, el día 28 salí para Madrid bien temprano, haciendo escala en Toledo para ver un asunto con un compañero que está participando en la tramitación de la ley marco de bomberos que se encuentra en estos momentos a las puertas de la ponencia de la Comisión de Interior, cuestión de la que estoy al tanto como Secretario Técnico de la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales. Así, pensaba tomar un café con él allá a las 9 de la mañana, y plantarme en la sede de Vodafone como mucho a las 11, para que me diera tiempo a hablar con quién hiciera falta hasta que me dieran una solución.

Pues bien, estando ya aparcado en el parking de la Safont, en Toledo, observé una pérdida de líquido refrigerante que me impidió seguir con el viaje y me quedé allí tirado. Resulta que unos días antes repararon la caja de agua en un taller de Alicante, y para mí que la pérdida de agua se sitúa en la misma zona de dicha caja, así que lo suyo es llevarlo al mismo taller para que se aplique la garantía de dicha reparación. Pues bien, me encuentro con que mi seguro me dice que no trae el coche a Alicante, así que lo he tenido que dejar en Toledo, pagar a un taller que me haga un diagnóstico para verificar cuál es la avería, y si forma parte de la caja de agua recién reparada, y o bien pagar la reparación si no tiene nada que ver con eso, o ver la forma de que el taller de Alicante se haga cargo de la reparación.

Me tuve que volver a Alicante en un coche de alquiler que me consiguió mi seguro, al cual no tuve acceso hasta bien entrada la tarde por falta de disponibilidad, así que intentando arreglar este berenjenal dando la cara me encuentro con que mi coche está ahora en Toledo, mi seguro no quiere traerlo a Alicante para que el taller en el que se me ha reparado la caja de agua aplique la garantía sobre dicha reparación, posiblemente me toque pagar una reparación en Toledo y luego ir a por el coche, lo cual me va a costar un dinero; al margen del gasto en gasoil, y el tiempo que lo daba por hecho con tal de que mi mujer dejara de preocuparse por este asunto.

VODAFONE CONTACTA CONMIGO

El día 7 de enero de 2022 Vodafone contactó conmigo por privado para decirme que su departamento de fraudes verificó que se trataba de un fraude hacia mí, y que en 10 días desvincularían este asunto de mi persona. Esto yo entiendo que significa que por fin han podido ver la injusticia que están cometiendo y van a poner remedio.

EXPERIAN ME INCLUYE EN EL FICHERO BADEXCUG

El día 13 de enero de 2022 me llega una carta de Experian Bureau de Crédito para decirme que he sido incluido en el fichero BADEXCUG que incluye morosos, gente insolvente, defraudadores, estafadores…

REFLEXIONES

– Yo fui cliente de Vodafone, y tras darme de baja es evidente que mis datos no han sido eliminados; de hecho al llamar por teléfono a atención al cliente pude comprobar que los tienen, además de que se comunican conmigo utilizando los datos de mi antiguo contrato con ellos, no los que ha utilizado el estafador para hacer la contratación en León.

– Me acusan de que yo he compartido mis datos para contratar Vodafone un “familiar o amigo” de León; que más absurdo no puede ser. Digo yo, ¿no tendrá más sentido que alguien de dentro de la compañía, con acceso a mis datos personales, a sabiendas de que se trata de un expediente cerrado, los haya filtrado y compartido con un tercero? Es evidente que a ese sujeto que estafa a Vodafone le han admitido mi documentación a la hora de hacer la contratación, posiblemente vía telefónica u online sin verificar fehacientemente que era yo.

– Yo jamás he estado en León, no tengo vínculo alguno, ni tengo nada que ver con nadie que resida en el domicilio indicado. Sin embargo, sí que está claro que mis datos personales un día los compartí con Vodafone. Eso sí que tiene que quedar claro y no puede ser irrelevante en todo este proceso.

– Por cierto, si navegas un poco por Gmaps por la urbanización donde se han contratado fraudulentamente estos servicios, por decirlo suavemente, y con todos mis respetos a los que allí vivan, “no es mi estilo”…

– Se me quiere cobrar una deuda de 1407,96€ entre varios conceptos que ha generado alguien con domicilio y móvil identificados. Y me parece alucinante que sabiendo DÓNDE RESIDE nadie pueda hacer nada, PERO SÍ QUE PUEDAN IR A POR MÍ Y UTILICEN MIS DATOS REALES y aquí no pasa nada.

– Mi antiguo nº de cuenta Vodafone como cliente no coincide con el nº de cuenta Vodafone del contrato efectuado en León. Mi antigua cuenta acaba en  3941 y la de León en 5799. 

– Para ponerte en contacto con Vodafone o bien tienes que llamar para contratar productos o al teléfono de atención al cliente. Al llamar  a este último tienes que identificarte como cliente, pero en los casos como los que me ocurre a mí ¿qué hacemos? porque ni soy cliente ni quiero contratar nuevos productos. Para más inri, en atención al cliente no te atiende una persona sino una máquina que te pide datos de identificación como cliente para pasarte al servicio más adecuado, así que con suerte y tras muchas llamadas puede que la máquina te pase con un operador y seas atendido. 

– Cuando por fin he logrado hablar con alguien de Vodafone, me han dicho QUE NO FIGURO COMO CLIENTE. A mí que me lo expliquen porque es alucinante. Es decir, después de todo resulta que cuando logro ponerme en contacto con ellos, desde la sección de facturación me dicen que TENGO UNA DEUDA PERO QUE, A SU VEZ, NO FIGURO COMO CLIENTE. No me digáis que no es kafkiano… 

– Debido a que mi mujer está nerviosa con este asunto, me dirigí a Madrid a dar la cara e intentar solucionar este asunto de una vez por todas, sufriendo una avería y teniendo que dejar el coche en Toledo, generándome problemas y calentamientos de cabeza añadidos.

– El Departamento de Fraude de Vodafone ha podido comprobar que este asunto es un fraude hacia mi persona. Aún así, he sido incluido en el fichero Badexcug por parte de un tercero que ha recibido MIS DATOS SIN MI CONSENTIMIENTO.

 Así que está claro que si intentas ser honrado parece ser que lo único que recibes de esta sociedad son patadas, problemas y calentamientos de cabeza. Sin embargo, si eres un delincuente estafador; desconozco cómo lo hacen exactamente, pero las leyes te amparan de tal forma que eres casi impune y vives la vida sin que nadie te moleste…

Me he decidido a compartir esta experiencia con vosotr@s, espero que os ayude de alguna forma. 

Por otro lado, quiero estudiar un poco el tema de la protección de datos de carácter personal e intentaré escribir un artículo dando tips de seguridad a la hora de compartir nuestros datos con terceros.


Gracias por seguirme y leer mis artículos.

¡Cuidar vuestra privacidad mientras tanto!

Print Friendly, PDF & Email