Con P de prevención

Como bombero y TSPRL, he podido observar la confusión que existe con el término “prevención”, ya que he visto que por integrar un servicio de prevención de riesgos laborales en algunos cuerpos creen que están cumpliendo con la P de servicio de prevención, extinción de incendios y salvamento de las famosas siglas SPEIS…

¿Vosotros tenéis la prevención integrada en vuestro servicio? 

Sí, tenemos un servicio de prevención. 

¿Pero hacéis prevención?

Sí claro, los técnicos de prevención se dedican a desarrollarla y proporcionarnos seguridad, los EPI correspondientes, etc.

¿Hacéis inspecciones, revisiones de planes de emergencia y autoprotección, etc.?

No, eso no lo hacemos

El concepto de “prevención” es un concepto amplio que viene a significar  “Medida o disposición que se toma de manera anticipada para evitar que suceda una cosa considerada negativa”. Entrando en la etimología del término, “prevención” hace alusión a la acción y al efecto de prevenir un perjuicio hacia uno mismo o a un tercero; en otras palabras, se trata de minimizar un riesgo de forma anticipada. Así, “prevenir” significa actuar de forma anticipada para que un problema no aparezca o, al menos, para que disminuyan sus efectos. Este concepto conlleva una cierta preparación y organización que, dependiendo del contexto preventivo, implica investigar, evaluar y planificar la actividad para que mediante la prevención se puedan evitar dichos riesgos.

Siguiendo esas premisas, existen diversos tipos de prevención según en el contexto en el que se aplique, así podemos encontrar en medicina, la prevención, primaria, secundaria y terciaria; en el ámbito laboral encontramos la prevención de riesgos laborales; la prevención general y especial (positiva y negativa) relacionada con el derecho penal; la prevención en la intervención social (adicciones, exclusión social, etc.), la prevención de riesgos laborales, la prevención de la delincuencia, la prevención de emergencias, la prevención de la contaminación, etc.

Y como vemos, en el contexto de los cuerpos de bomberos, además de la PRL, encontramos la prevención de emergencias.

Creo que resultaría interesante aclarar que “prevención” cuando se utiliza en el contexto del cuerpo de bomberos se refiere más bien al conjunto de acciones orientadas a detectar, evitar y minimizar los riesgos de las emergencias, tanto para los ciudadanos como para el personal interviniente. Lo que incluiría las inspecciones, revisiones, acciones de divulgación e información, redacción y revisión de planes, y demás acciones preventivas que se consideren. En aras de evitar confusiones, y de clarificar la terminología empleada, cuando no nos refiramos a este tipo de prevención encuadrada en el operativo, sino a prevención de riesgos laborales, sería conveniente evitar la expresión simple “prevención”, pudiendo utilizar la abreviatura PRL o la expresión trinomial: “Prevención de Riesgos Laborales”, ya que el uso de la palabra “prevención” en el contexto del cuerpo de bomberos, creará confusión al coexistir con la prevención de emergencias (PREMER).

Por otro lado, es interesante saber de la existencia del concepto “seguridad” en el contexto del cuerpo de bomberos, la cual se refiere al conjunto de acciones orientadas a proteger al personal de los riesgos que no hayan podido evitarse y que se prevea que se puedan encontrar presentes en el desarrollo de las intervenciones; lo que incluiría seguir determinados procedimientos e instrucciones de trabajo seguro, así como utilizar los EPI adecuados para cada tipo de emergencia y para desarrollar acciones y técnicas de trabajo concretas. Las sistemáticas reparten funciones entre los efectivos y los procedimientos de trabajo y las instrucciones permiten desarrollar las técnicas de trabajo en las emergencias de forma segura.

Así, en el contexto de las intervenciones es necesario tener en cuenta aspectos operativos que hacen necesario unir dos perfiles profesionales: el de bombero y el de técnico en PRL. No es suficiente con el máster para ponerse a trabajar en un cuerpo de bomberos, la mayoría de técnicos que trabajan en ellos se encuentran con un enorme trabajo por delante para formarse y asumir el rol profesional del personal operativo, y casi nunca tienen reconocimiento como tal. Así que considero que o bien el SPP cuenta con personal operativo con experiencia, que a su vez tiene la titulación de máster en técnico superior en PRL, y se les reconoce como personal operativo, o se ha constituir además un servicio de seguridad del operativo (SSO) y clarificar las competencias de cada uno; trabajando, eso sí, se forma sinérgica.

Como digo, si no se conforman los servicios de prevención propios con personal operativo formado y capacitado como el resto de efectivos, y que además cuente con la titulación de MTSPRL, podría constituirse un SSO (ya con personal operativo titulado) que acometería aquellas acciones que introduzcan procedimientos, elementos de seguridad y equipos de protección, cuando no se puedan evitar los riesgos detectados en las intervenciones. 

En definitiva, nos encontramos con los siguientes aspectos diferenciados en nuestro contexto profesional:

Prevención de riesgos laborales (PRL): disciplina encargada del conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad del cuerpo de bomberos, con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo.

Servicio de prevención propio (SPP): conjunto de medios humanos y materiales necesarios para realizar las actividades preventivas a fin de garantizar la adecuada protección de la seguridad y la salud de los trabajadores, asesorando y asistiendo para ello a la dirección del cuerpo de bomberos, a los trabajadores y a sus representantes y a los órganos de representación especializados (si no cuenta con personal operativo podría existir además un SSO).

Servicio de Seguridad del Operativo (SSO): servicio integrado por personal operativo, con formación en PRL de nivel superior según art. 37.2 del RD 39/1997, cuya misión sería implementar acciones orientadas a proteger al personal de los riesgos que no hayan podido evitarse y que se prevea que se puedan encontrar presentes en el desarrollo de las intervenciones (sería un complemento del SPP si éste no cuenta con personal operativo).

Prevención: Prevención de emergencias – PREMER – (como concepto ligado al término “prevención” en el contexto de los cuerpos de bomberos).

Servicio de prevención de emergencias (SPE): Servicio o departamento encargado de detectar, evitar y minimizar los riesgos de las emergencias, tanto para los ciudadanos como para el personal interviniente. Lo que incluiría las inspecciones, revisiones, acciones de divulgación e información, redacción y revisión de planes, y demás acciones preventivas que se consideren.

 

PRL

PREVENCIÓN

PREMER

SPP

SSO

SPE

Como vemos, es posible y necesario diferenciar el término “prevención” y enfocarlo en la prevención de emergencias en los cuerpos de bomberos, creando el SPE correspondiente y acometiendo esta competencia muchas veces olvidada. A su vez, existen tres posibles servicios diferenciados: el SPP, el SSO y el SPE, cuyas funciones y competencias creo que estarían justificadas y plenamente diferenciadas.

En el cuerpo de bomberos en el que trabajo se ha llevado a cabo esa diferenciación y funciona bastante bien… 

Preguntas:

¿Tiene sentido crear un SPE? 

Muchísimo; es más, debería existir una plantilla importante en esos menesteres y puede que incluso se quede corta, o pasar toda la plantilla por el SPE tal como hacen en otros servicios europeos (siendo liberados de unas guardias al año para este menester). Es un área técnica de la profesión y que puede incrementar mucho su prestigio y utilidad como servicio público. Sin embargo, la prevención de emergencias en bomberos no tiene desarrollo en la mayoría de cuerpos.

¿Qué consecuencias conlleva no tener un SPE o no acometer nuestras funciones de prevención de emergencias? 

Devaluar el servicio que se presta, dejando que los riesgos puedan crecer sin control y sin tener prevista nuestra actuación, favorecer la precariedad del servicio a la ciudadanía, perpetuarnos como servicios pasivos (que esperan ser llamados para actuar), evitando ejercer funciones de inspección y el ejercicio de la autoridad en materia preventiva, ralentizando nuestro desarrollo potencial como cuerpo director en materia de protección civil.

¿Los SPP pueden seguir funcionando sin tener que reconocer a los TSPRL como personal operativo y sin crear un SSO? 

Claro que sí. 

Sin embargo ¿es más interesante hacerlo así para los bomberos? es más ¿les interesa a los TSPRL no ser formados y reconocidos como personal operativo para encargarse de la PRL en el cuerpo de bomberos?

¿Qué ocurre en los ayuntamientos o administraciones donde el SPP es compartido por todos los servicios y cuerpos? 

Pienso que sería interesante crear un SSO para el cuerpo de bomberos.

¡Por separado somos invisibles, juntos somos invencibles!

Print Friendly, PDF & Email