Final de cable del cabrestante

Quisiera compartir con vosotros una pequeña idea que tuvieron nuestros técnicos de prevención y que me pareció muy buena.

Como sabréis, a la hora de trabajar con el cabrestante no podemos ir más allá de las últimas 5 vueltas en el tambor, es decir, en la última capa de cable sobre el tambor debemos dejar 5 vueltas del cable sobre el mismo para garantizar la seguridad de la maniobra.


Fuente: Bombero13

Si llegamos a desenrollar tanto que se quede como en la siguiente foto, dad por seguro que nuestro cable se va a salir y pondremos en riesgo al personal y echaremos por tierra la maniobra que estuviéramos haciendo.


Fuente: Bombero13

Pues bien, a nuestros técnicos se les ocurrió la idea de pintar el cable en sus últimos metros para dar aviso de que se está llegando al final y dar más certidumbre a la maniobra de desenrollado del cable. Cuando faltan 5 metros para el final el cable se torna amarillo, y cuando quedan 3 metros se torna rojo; de esta forma nos alerta de que vigilemos el tambor para no sobrepasar esas 5 últimas vueltas (Aunque, personalmente, si dejamos la última capa en el tambor y no las últimas 5 vueltas, mejor que mejor).


Fuente: Bombero13

Por otro lado, el cable del cabrestante no puede utilizarse a modo de eslinga para sujetar objetos o hacer las veces de cabecera de anclaje. Hemos de usar material específico de anclaje y reenvío, como pueden ser eslingas, poleas, ganchos…


Fuente: Bombero13

Si utilizamos el mismo cable para hacer anclajes, aunque en principio pudiera parecernos que el soporte no va a dañar el cable (como puede ser un árbol), en las siguientes fotos podéis haceros una idea de cómo puede quedar vuestro cable si no usamos los materiales y procedimientos de trabajo adecuados…

Fuente: Bombero13

Fuente: Bombero13

Fuente: Bombero13

Por último, mucho cuidado dónde nos anclamos que aunque para un ser humano parezca algo sólido, para un camión traccionando puede ser mantequilla…

Fuente: Bombero13


Esta entrada fue publicada en Procedimientos de Trabajo, Salud laboral. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *