Acústica y operatividad en los vehículos de los servicios de bomberos

Ya respondíamos en otra entrada anterior a las preguntas ¿Cuál es la potencia que debe tener una sirena? ¿Cuándo la usaremos? ¿Es eficaz en todos los casos durante nuestra conducción? ¿Podemos usarla en solitario?… Sin embargo, todos sabemos los problemas que tenemos en las cabinas de los vehículos cuando circulamos con nuestros vehículos o cuando operamos con nuestras bombas. Problemas que van más allá de unas simples molestias, sino que inciden directamente en nuestra operatividad y en nuestra salud auditiva a medio plazo.

Todos conocemos los riesgos derivados del uso de máquinas como motosierras, motodiscos, etc. Riesgos para los que podemos y debemos utilizar protección auditiva. Sin embargo, los ruidos derivados del uso de los vehículos y las bombas no son susceptibles de utilización de esa protección auditiva dado que el equipo de intervención debe poder comunicarse por radio y de forma interpersonal entre sí, así que la cosa se complica y queda normalmente sin atenderse debidamente. Además, se trata de una de esas cosas que damos por hecho que es inherente al desempeño de nuestra profesión y es “ineludible” (tal y como lo era hasta hace poco ir con el traje contaminado). En este sentido… ¿Hemos medido este riesgo? ¿Sabemos de qué niveles de interferencia estamos hablando? ¿Pueden suponer un riesgo para la salud auditiva de los bomberos? ¿Cómo afecta a la operatividad? ¿Qué podemos hacer al respecto?…

En aras de abrir el debate sobre este aspecto os presento un trabajo titulado “Acústica y operatividad en los vehículos de los servicios de bomberos” en el que se realizan una serie de mediciones y observaciones sobre el tema del ruido en nuestros vehículos en situación de emergencia y que trata de aportar datos que puedan servir de base para futuros estudios técnicos más serios sobre los riesgos derivados del ruido en nuestros vehículos.



Este estudio lo hemos realizado dos bomberos y, como digo, se trata de una primera aproximación a esta problemática que nos ha permitido disponer de una visión general y del que hemos podido extraer unas primeras conclusiones para nosotros interesantes. Entre ellas las de valorar la utilización de auriculares de intercomunicación…



Esperemos que sirva para despertar el interés de los bomberos por este tipo de riesgo, y podamos motivar a otros a indagar y profundizar en este problema y encontrar las mejores soluciones de cara a mejorar nuestras intervenciones y proteger nuestra salud.

Imagen relacionada

Descarga el documento


Entrada relacionada


Señalización acústica (sirenas) y luminosa (rotativos) en los vehículos de bomberos


Esta entrada fue publicada en Salud laboral. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *